Timber by EMSIEN-3 LTD

 En la vida real.

En la vida real, un cristiano que vive en santidad no está exento de sufrir problemas, pérdidas materiales, pérdida de salud, pérdida de familiares.

En la vida real la fe, la obediencia, la fidelidad a Dios, de un verdadero cristiano, solamente pueden ser comprobadas por Dios, cuando estas son probadas, cuando Dios somete al cristiano a pruebas para comprobar si se mantendrá obedeciendo a Dios, fiel a Dios, con su fe en Dios, aún en medio y después de situaciones difíciles.

Dios puso a prueba a su pueblo Israel, durante 40 años en

el desierto, para comprobar si se mantendrían en obediencia y ver que había realmente en el corazón de ellos.

“Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos” Deuteronomio 8:2.

En la vida real existen cristianos legítimos que han creído en el Señor Jesús, Dios hecho carne y hueso, y que viven en santidad, y que incluso participan en algún ministerio, en la vida real hay pastores, ministros, maestros de escuela bíblica, incluso cristianos que sin tener algún cargo formal en algún ministerio, viven en santidad sirviendo a Dios, y oran pidiendo a Dios que cuide a sus hijos y sus hijos llegan a  morir en accidentes, en la vida real estos cristianos reales y que viven en santidad, tienen hijos que llegan a sufrir accidentes y oran a Dios pidiendo sanidad para sus hijos y sus hijos mueren.

Eso ocurre en la vida real, son ciertamente pruebas muy duras, donde Dios llega a probar en estos creyentes en Jesús, que han sido regenerados para vivir ahora en santidad, Dios está probando en esas situaciones si ellos se mantendrán en fe en Dios, en fidelidad, en obediencia y manteniendo su voluntad sujeta a la de Dios Padre.

El escuchar el falso evangelio de prosperidad y salud física, el escuchar a Joel Osteen y mensajes por el estilo no te van a preparar para cuando lleguen esas pruebas a tu vida.

El falso “evangelio de prosperidad” no es bíblico.

Aunque Dios puede bendecir y prosperar materialmente a un cristiano, y sanarlo físicamente Dios está más interesado en encontrar si el cristiano:

1.- Se mantiene fiel a Dios, independientemente de las circunstancias por las que pase, aún y cuando se trate de sufrimiento injusto. Aún y cuando Dios mismo haya dado permiso a Satanás para traer aflicción a la vida del cristiano, para asi poner a prueba la fidelidad del cristiano con un caso de la vida real.No solo basta con cantar a Dios, que uno le será fiel

2.- Obedece a Dios,  en todo y a través de todo, aún durante problemas y ataques de Satanás que sean inmerecidos. Amar a Dios y a Jesús implica obedecerlos, pero Dios puede probar al cristiano que canta “te amaré por siempre y hasta el fin” y esos cantos, para ver si en una situación real adversa, incluso con aflicciones, pérdidas y sufrimiento inmerecido, a ver si aún así el cristiano se mantiene obediente a Dios, ó si acaso el cristiano sólo se mantiene amando y obedeciendo a Dios cuando Dios lo bendice y las cosas le van bien.

3.- Somete su voluntad a la de Dios, en medio de cualquier circunstancia, por ilógica que sea. Estas cualidades difícilmente se pueden probar cuando el cristiano vive en la comodidad y total prosperidad, pero se pueden comprobar cuando el cristiano, como en el caso de Job, atraviesa por sufrimiento no merecido, sufrimiento que no viene a causa de pecado tal cual fue el caso de Job.

Es decir, el cristiano obedece a Dios, y lo alaba el fin de semana, cuando todas las cosas marchan bien, ó ¿también lo hace cuando las cosas no marchan bien? En el caso de Job, Dios pudo mediante la fidelidad de Job a Dios aún en medio de la calamidad, dejar evidenciado a Satanás, que un hombre santo que sufrió injustamente, que perdió sus posesiones y salud inmerecidamente, aun así no pecó contra Dios y se mantuvo fiel a Dios durante esa prueba.

La importancia de esto es que no existe justificación para alguien que goce de las mejores condiciones,  desobedezca a Dios y le sea infiel. Satanás (también conocido como Lucifer) no tuvo justificación en pecar contra Dios, cuando vivía como uno de sus seres más cercanos y vivía en condiciones inmejorables pero aún en esas condiciones óptimas, pecó contra Dios y le fue infiel, en esta historia entonces, Dios demuestra mediante Job, que si es posible mantenerse fiel a Dios incluso en condiciones adversas inmerecidas.

Satanás buscaba que Job, al verse afectado materialmente pecara contra Dios, pues con eso Dios no tendría la evidencia mencionada anteriormente. Esa evidencia es condenatoria para Satanás.

Esa es la vida real. Así que es conveniente que el cristiano tenga en mente que tal vez no tenga tantas posesiones materiales como Job, ni llegue a sufrir calamidades de la magnitud de las que sufrió Job, pero es posible que a través de algunas dificultades, Dios pueda poner a prueba  su obediencia, fidelidad y sometimiento a Su voluntad.

Un caso más de la vida real.

Este es el caso de un satanista en California, Estados Unidos que luego creyó en Jesucristo.

Este hombre de nombre David, había escuchado y sabido de un cristianismo que lo dejaba insatisfecho, pero una noche escuchó hablar a un satanista en televisión, quien decía que el satanismo era capaz de darle a sus seguidores poder y posesiones materiales.

Aquí quiero señalar lo triste y lamentable que resulta ser el que algunos predicadores cristianos anuncian un supuesto evangelio de Cristo, al estilo satanista, un evangelio donde lo principal es la prosperidad física y las posesiones materiales, y el dinero. Entre tal “evangelio de prosperidad” y la publicidad para practicar el satanismo no hay gran diferencia. Volviendo al caso de David, él formó parte de un grupo satanista en el cual estuvo por dos años cuando empezó a notar la falta de paz y de pensamientos suicidas que lo perseguían.

Cuando David se volvió a Jesucristo y decidió testificar a sus excompañeros satanistas, vino un ataque por parte de Satanás. Lo cual es de esperarse en toda persona que se vuelve a Jesucristo, saliendo del satanismo y ocultismo. El diablo no los deja ir fácilmente. La noche en que compartió el evangelio de Jesús con los satanistas, varios decidieron seguir a Jesús, y la noche siguiente Satanás amenazó a David, diciéndole que no lo dejaría ir, que si trataba de escapar, mataría a su hijo y lo dejaría pobre A pesar de las amenazas directas de Satanás, David decidió que seguiría firme en Jesús, viniera lo que viniera que Dios permitiera.

La mañana siguiente su hijo enfermó, fue internado en el hospital donde estuvo 3 semanas y murió, la cuenta del hospital fueron $3,000 Dólares. Satanás había cumplido su amenaza. Aquí quiero enfatizar que cuando una persona creé en Jesús y nace de nuevo, no significa que todos sus problemas desaparecerán y que de ahí en adelante vivirá en un paraíso sin problemas.

También es importante señalar que cuando la persona nace de nuevo en Jesucristo, sus pecados quedan borrados por la sangre de Jesús, pero los pecados pueden traer consecuencias, como en el caso de satanismo y ocultismo, ó por ejemplo cuando una persona anteriormente fornicó y contrajo SIDA, el pecado de fornicación es limpiado y borrado pero la enfermedad puede permanecer ahí como consecuencia del pecado. Dios permitió que Satanás atacara a David con la muerte de su hijo y el daño a sus finanzas. Pero lo más importante es que a pesar de estos ataques de Satanás, David no permitió que nada lo detuviera de seguir a Jesús, incluso buscó gente que lo apoyara en oración, pero lamentablemente los cristianos a quienes se acercó para tal propósito, al enterarse que era ex satanista le tuvieron miedo. Aún así David continuó firme en seguir a Jesús, perseveró en seguir a Jesús, a pesar de que Satanás seguramente buscó que al perder a su hijo y perder su dinero, David decidiera ya no seguir a Jesús.

Así lo más importante para los cristianos, es seguir a Jesús, permanecer fieles a Él y a Dios, sin importar que las circunstancias nos sean adversas, en ocasiones Dios le permite a Satanás que actúe contra nosotros, y esto le permite ver a Dios si en medio de los problemas y situaciones adversas permanecemos fieles a Él.

Job 42 : 11


De la lectura del texto parece apreciarse que la siguiente vez que Satanás se presenta delante de Dios, y Satanás ya ni se acordaba de Job, un hombre entre tantos, pero Dios es quien nuevamente menciona el asunto de Job, sabiendo de antemano cual será la reacción de Satanás, para que Dios pruebe a Job nuevamente.


Cuando Satanás otro día se presenta delante de Dios, Dios aprovecha inmediatamente para mencionar el asunto de Job, mencionando que ni siquiera con las pérdidas que sufrío, pecó. Así que Satanás propone a Dios que toque a Job en su físico y verá que así Job blasfema contra El, Dios autoriza a Satanás herir a Job, y así lo hace pero cuando Job sufre esa sarna aún así no pecó contra Dios. Hasta ese punto de la historia, Job no pecó contra Dios.


Es importante mencionar que Dios no permitió dicha prueba sobre Job porque Dios sabía que Job la iba a superar, Dios también permite pruebas cuando el cristiano no las supera (como en el caso en el que Jesús le previena a Pedro que será probado ó zarandeado por Satanás en Lucas 22 : 31 – 34 y Dios ya sabía que Pedro iba a fallar esa prueba), porque así tiene que ser, el cristiano tiene que ser sometido por Dios a pruebas prácticas. La Biblia no indica cuanto tiempo le duró a Job esa molesta sarna, excepto que me atrevo a pensar que le duró algún largo tiempo, pues le duró del capítulo 1 hasta el capítulo 42, el último capítulo (Job 42 : 10).


En esta historia de la vida real, se aprecia que Job no abrió puertas legales a Satanás, es decir de ninguna manera es que Job hubiera pecado y con eso hubiera abierto puertas legales a Satanás para atacarlo. Toda la autoridad legal que Satanás tuvo para atacar a Job, nunca procedió de pecados de Job sino que la autoridad legal que Satanás tuvo para atacar a Job, fue dada directamente por Dios. 

 

Lee la BIBILIA en un año

Has leído la biblia alguna vez completa?
Todos los días te enviaremos el audio (mp3) y los capítulos correspondientes.

 


Copyright © 2017 Casa de Oración Apostólica
Todos Los derechos reservados.
Contáctenos | (+57 1) 224 53 41 |Carrera 71B No. 72 - 41| Colombia.
Power By DANTEC